La imaginación de los niños es desbordante, y hasta con el juguete más simple pueden encontrar la forma de divertirse durante horas. Por ejemplo, un avión casero hecho con un bote de Actimel puede ser el regalo perfecto para él, o una forma estupenda de que aprenda a fabricarlo por si mismo.

Materiales

  • 1 bote de Actimel
  • 1 trozo de cartón grande
  • 1 folio
  • 1 rollo de plastilina blanca
  • 1 bote de pintura plateada
  • 1 bote de pintura azul claro
  • 1 bote de pintura roja
  • 1 rollo de celo
  • Pegamento rápido
  • 1 pincel

Preparación paso a paso de avión con botes de Actimel

  1. Lo primero es elaborar las alas y la cola del avión. Para ello hay que hacer el dibujo en el cartón: por un lado las dos alas, que no sean demasiado grandes para que luego puedan universo bien a la botella, y después la cola que irá en el culo en el botella, además de los alerones de la cola.
  2. Una vez hechos los dibujos, corta todo con sumo cuidado con unas tijeras y comprueba que queden bien en la botella, para imaginarte el resultado final como va a ser. Dado que el avión va a ser de tono plateado (o el color que tu prefieras), pinta ya estás partes con la pintura, para que se vayan secando mientras trabajas con la botella. También aprovecha y haz con la pintura blanca un poco, que será la cabeza del avión (puede tener forma ovalada si lo prefieres). Comprueba que se adhiere bien a la botella y píntala también de color plateado. Déjala secar junto con el resto de partes del avión.
  3. Mientras la pintura se seca, puedes ir trabajando en la botella. Un poco por menos de la mitad de cada extremo de la botella, haz unas incisiones con unas tijeras, porque ahí es donde van a ir las alas encajadas (si no te atreves mucho a hacer esto siempre pueden pegarse con cola). Por otro lado, dibuja lo que serán las ventajas del avión, las cuales cubres trocitos del folio blanco pegado con gomilla para cuadros o con lo que te haya sobrado de plastilina blanca.
  4. Pinta todo el bote con la pintura plateada, con sumo cuidado por la zona de las ventanas, y deja secar durante un par de horas (menos de una hora si estás en verano). Como las alas y la cola ya estarán secas, hazles con un lápiz algunos detalles que pintarás con la pintura roja (o la que tú quieras).
  5. Cuando la pintura del bote esté ya seca, quita los trozos de folio de las ventanas y procede a pintarlas con la pintura azul. Usa un pincel fino, para asegurarte de que no te salgas mucho y se manche la pintura plateada.
  6. A continuación tienes que insertar las alas por las incisiones que has hecho, con cuidado de que no se rompan. Una vez incrustadas, sujétalas con la cola y un poco de celo, para que se queden fijas. Pinta esa zona de nuevo con la pintura plateada para que no se note el celo ni el pegamento una vez que este último esté seco.
  7. Para la cola, puedes colocarla sobre el culo de la botella, o en el mismo culo si lo prefieres, para hacer más realista el avión. Otra opción es hacer la cola con plastilina blanca y pintarla del mismo color que el avión. Al montarla la cola ten cuidado, de que no se te desmonten las alas y pegarla con la cantidad de pegamento/cola justa, porque si te pasas estropearás el avión.
  8. Una vez listo colca la cabeza del avión, pegándola bien a la boca de la botella, y haz algún detalle de que haya algún pasajero sentado en la cabina, como una sombra. Para ello puedes usar tiza negra o carboncillo, haciendo una silueta muy sencilla. Y así el avión está listo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here