Hacer manualidades es uno de los entretenimientos que más gustan a los niños. Ahora, ¿qué cosas pueden hacer con lo que tienen en casa? Pues si hay botellas de Actimel puedes encontrar diversión sin fin haciendo pingüinos.

 Materiales

  • 1 bote de Actimel por pingüino
  • 1 rollo de plastilina naranja por pingüino
  • 1 cartulina negra pequeña
  • 1 rollo de plastilina blanca
  • 1 rollo de plastilina negra
  • 1 bote de pintura blanca
  • 1 lápiz de color blanco

Preparación paso a paso de pingüinos Actimel

  1. Lo primero de todo es quitar el papel del bote Actimel, asegurándose de que sale todo. Un  truco es calentarlo a vapor o mojarlo en agua, así saldrá fácilmente. Una vez listo, déjalo secar si se ha mojado en agua antes de proceder a pintarlo.
  2. Mientras tanto se puede ir haciendo lo que serán las partes del pingüino. Para la cabeza hay que trabajar la plastilina negra hasta convertirla en una bola, que se corta por la mitad y se hacen bolas más pequeñas. Si es un rollo grande, debería poder dividirse en unas cuatro bolas.
  3. Si solo se va a hacer un pingüino, una de las bolas puede ser la cabeza. Asegúrate que tiene forma redondeada, además de que el tamaño sea el idóneo para colocarlo en la boca de la botella. La bola más pequeña se puede cortar en trocitos y hacer bolitas pequeñas para hacer los ojos del pingüino. Las otras dos bolas júntalas en una nueva.
  4. Se repite el mismo proceso con la plastilina blanca y la naranja, para hacer varias bolas. En el caso de la blanca, el rollo no tiene que ser muy grande, ya que va a ser para hacer los ojos y la panza del pingüino.  Recuerda también dejar un poco de plastilina naranja para el pico.
  5. Vamos a hacer ahora las alas y patas del pingüino, para ello vas a necesitar la cartulina negra. Dibuja la imagen de las patas de un pingüino y la de sus alas en la cartulina, usando como referente el tamaño de la botella de Actimel en el dibujo. Una vez listo, corta la silueta de ambas partes.
  6. Sobre las patas coloca la plastilina naranja y dale las formas de la silueta, ayudándote con un cuchillo de plástico para hacer las incisiones de las patas. Por otro lado, en las alas, con ayuda de un cuchillo dale la forma de curva a las alas sobre el cartón.
  7. Pega las patas en el culo de la botella (gracias a que la cartulina estará pegada a la base de la plastilina ayudará a que esta se mantenga en pie) y comprueba que se queda parada. Si ves que no, haz unas patas más grandes.
  8. Ahora es el momento de hacer la cabeza. Coge la plastilina naranja que te ha sobrado y haz un cono (puedes ayudarte con algo que tenga forma de cono en casa) y pégalo a la bola negra. Luego coloca dos bolitas de color blanco y, sobre estas, dos negras, pero que sean planas para que se peguen bien. Cubre la boca del bote con un plástico (o un poco de plastilina) y coloca sobre esta la cabeza del pingüino.
  9. A continuación, usa la plastilina blanca que te ha sobrado para hacer la panza. La forma puede ser la que quieras si buscas que el pingüino sea especial. Pero es importante primero poner la panza, para después recubrir el resto de la botella con la plastilina negra.
  10. Una vez que tengas hecho el cuerpo, a la plastilina negra le añades las dos alas (sin la cartulina pegada) y las unes con sumo cuidado. Si ves que te gusta que se queden fijas hazlas un poco más finas o usa pegamento para unirlas.
  11. Y ya tienes listo tu pingüino hecho con una botella de Actimel, ideal para decorar la casa durante las fiestas de Navidad. Para que se mantenga mejor se puede enfriar la plastilina en la nevera durante una hora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here